¿La Gorda?

Llevas treinta y cuatro años recordándome, con tus gestos, tus miradas y tus labia que soy, antes que cualquier otra cosa, gorda. Y ahora que te hago caso y uso yo misma la palabrita para situarme en el mundo, te sangran los ojos.

Igual tendrías que mirártelo, ¿no?